Felix Hurtado Huamán

"Contribuyendo con nuestro grano de arena a favor del desarrollo de los pobladores rurales del Perú y del mundo."

Descargar Gratiz

Reflexiones para acelerar el desarrollo en el mundo rural

 

JUNTOS POR UN MUNDO RURAL MÁS PRÓSPERO

Libros

Suscripciones

Coloque su email para suscribirse:


Gracias a: FeedBurner

Recuerde que le llegará un email para confirmar. De otro modo no le podrá  llegar nuestras novedades

“Los Laymes: Efectos Medioambientales de la Agricultura y el Pastoreo"

Precio en PDF: 
Gratis
Precio en Fisico: 
NO DISPONIBLE

Cuando el hombre aprendió a domesticar las plantas, pronto se dio cuenta que las tierras cultivadas durante varios años continuados perdían su capacidad para producir buenas cosechas; simultáneamente, se dio cuenta que cuando sembraban en tierras nuevas, otra vez las cosechas se volvían abundantes. Al principio, simplemente se abrían nuevas tierras y se cultivaban sobre ellas porque las tierras eran relativamente abundantes. Cuando la tribu, el clan o la familia tuvo un territorio con límites fijados por su colindancia con los territorios de otras tribus, clanes o familias, entonces las tierras se volvieron escasas y los suelos abandonados tiempo atrás tuvieron que volver a ser sembrados. Para sorpresa de los agricultores, en estas tierras hace tiempo abandonadas las cosechas volvían a ser abundantes. De este modo, apareció la rotación de tierras, en diversas partes de mundo, como una tecnología para recuperar la fertilidad de las tierras.

La rotación de tierras no es sólo una tecnología milenaria para recuperar la fertilidad de los suelos, sino también para combatir la presencia de diversos tipos de plagas, enfermedades e inclusive para combatir las malezas que invaden los campos de cultivo. Un estudio efectuado por Blanco Galdós, Oscar, en 1982, en las comunidades campesinas de Hanyarati y Huancarani, de las provincias de Cusco y Paucartambo, respectivamente, del departamento del Cusco, Perú, mostró que los quistes de Globodera sp., un pequeño gusano del suelo (nemátodo) que se alimenta succionando la savia de las raíces de la papa y que constituye uno de los parásitos más perniciosos de la papa a nivel mundial, mostró que a medida que pasan los años de descanso de las tierras disminuye el número de quistes en el suelo hasta que entre los siete y nueve años de descanso desaparecen totalmente.

Lo mismo ocurre con las malezas cuyas semillas pierden viabilidad para producir una nueva planta en la medida que las tierras descansan más años. Las malezas se acostumbran a las mismas atenciones que el hombre le brinda a la planta cultivada; pero, cuando el hombre deja de laborear el suelo, la maleza no encuentra el medio apropiado, motivo por el cual poco a poco va desapareciendo de los campos no cultivados.

En la actualidad, en una gran cantidad de comunidades campesinas de los Andes peruanos, los campesinos continúan practicando la rotación de tierras combinando rotaciones de cultivos con períodos de descanso de tierras. En este sentido, el libro titulado: “Los laymes: efectos medioambientales de la agricultura y el pastoreo”, contiene los resultados de una investigación efectuada entre los años 1994 y 1996 en la comunidad campesina de Qachin, distrito de Lares, provincia de Calca, departamento del Cusco, Perú, que cuenta con 35 sectores de rotación, denominados “laymes”. El estudio utiliza el enfoque de sistemas para evaluar los efectos medio ambientales de la agricultura y el pastoreo en los “laymes”, buscando explicar los mecanismos por los cuales tanto la agricultura como la ganadería favorecen la acción erosiva de las lluvias, la pérdida de cobertura vegetal y la pérdida de biodiversidad vegetal, entre otros efectos. Además, describe los aspectos sociales y culturales existentes alrededor del uso y manejo de estas tierras.

Siendo, la rotación de tierras, una reliquia tecnológica que se continúa practicando en diversas partes del mundo, la lectura de este libro, sin duda, contribuirá a una mejor compresión de esta práctica tanto para quienes desarrollan actividades académicas como para aquellas personas e instituciones que desean emprender acciones conducentes al desarrollo rural y hacia un mejor manejo del medio ambiente.

Cusco, agosto del 2013