Felix Hurtado Huamán

"Contribuyendo con nuestro grano de arena a favor del desarrollo de los pobladores rurales del Perú y del mundo."

Descargar Gratiz

Reflexiones para acelerar el desarrollo en el mundo rural

 

JUNTOS POR UN MUNDO RURAL MÁS PRÓSPERO

Libros

Suscripciones

Coloque su email para suscribirse:


Gracias a: FeedBurner

Recuerde que le llegará un email para confirmar. De otro modo no le podrá  llegar nuestras novedades

GRANDES IDEAS EN ECONOMÍA

Precio en PDF: 
Gratis
Precio en Fisico: 
no definido

FELIX HURTADO HUAMAN

¿Qué pasaría si, de pronto, los santos fueran los propietarios de todas las empresas de un país? Lo que se podría pensar es que los santos venderían sus productos a precios muy bajos y, simultáneamente, pagarían a sus trabajadores los salarios más altos, de ese modo, supuestamente, todos vivirían felices. Sin embargo, una economía manejada de ese modo colapsaría al día siguiente, porque sus costos excederían a sus ingresos, y todos se verían perjudicados ¿Qué harían los santos ante semejante situación? ¡Pues se comportarían como cualquier humano mortal! Se darían cuenta de que los precios de sus productos no pueden estar por debajo de sus costos unitarios de producción y reorganizarían sus empresas según las leyes de la economía.

Y ¿Cuál es el salario justo? Es nada más y nada menos que aquel que surge del libre acuerdo entre empresarios y trabajadores, sin que medie coacción de nadie, y es aquel que se paga en promedio a los trabajadores de esa sociedad, por un trabajo similar. Con la aclaración de que ese salario es totalmente independiente de las necesidades de los trabajadores. El monto del salario es una cosa y las necesidades del trabajador son otra cosa. El salario sube cuando la productividad del trabajador aumenta; es decir, en la medida que los conocimientos, las habilidades y las actitudes de los trabajadores mejoran; pero, también el salario sube cuando la oferta de mano de obra es mucho menor que la demanda de mano de obra. Mientras que las necesidades del trabajador surgen de otro modo: dos jefes de familia de un mismo pueblo pueden necesitar cantidades de dinero bastante diferentes de acuerdo a sus gustos o sus preferencias o, simplemente, porque uno tiene dos hijos y el otro, seis hijos. Si estas dos personas trabajan en la misma empresa, haciendo exactamente la misma labor ¿el uno merecerá un mayor salario que el otro por el hecho de que tiene cuatro hijos adicionales? Seguro que no. Sorprende pensar que estos conceptos no surgieron de las mentes de los empresarios o de los economistas modernos sino de los escolásticos tardíos (como Santo Tomás de Aquino o San Bernardino de Siena) de los siglos XVI y XVII, mucho antes del nacimiento oficial de la economía como ciencia.

Y ¿Qué es una empresa? Una empresa es una sociedad formada por personas quienes, voluntariamente, se asocian haciendo aportaciones de diversos tipos: unos ponen capital y otros ponen trabajo. Y empresario es aquel personaje que coordina a estos asociados con el propósito de alcanzar una meta. Corrientemente se piensa que la empresa sólo piensa en si misma procurando las mayores ganancias. Error. Si esa empresa produce bienes que no son deseados por la sociedad entonces la empresa quebrará; por lo tanto, son los consumidores, la sociedad, quienes al ver satisfechos alguna de sus necesidades darán vida a esa empresa. Es decir, si es que desea alcanzar el éxito en la sociedad, una empresa debe cumplir simultáneamente una función económica y una función moral; debe crear riqueza y prestar servicio, a la vez. Por un lado, debe reportar beneficios materiales tangibles a sus asociados y, por otro lado, debe contribuir de algún modo al bienestar de la sociedad. Sin esa doble función, la empresa dejaría de tener sentido.

Nótese que empresario no necesariamente es aquel que aporta su capital; el empresario es, fundamentalmente, alguien que descubre nuevas oportunidades que nadie ha visto antes y por esa razón recibirá posiblemente una utilidad en el futuro. La aportación del empresario a la empresa es su hallazgo, independientemente de si aporta o no su capital. Se comete un error cuando se piensa que empresario es aquel personaje que únicamente aporta su capital.

Estimado lector, ésta es una parte de la introducción al libro “Grandes Ideas en Economía” escrito por Eduardo García Gaspar, que consta de 57 artículos correspondientes a igual número de resúmenes de libros escritos por eminentes autores de la economía. Para obtener el libro completo, haga click en el ícono descargar para obtenerlo en forma gratuita.

Cusco, febrero del 2014

Comentarios

libro importante para la sociedad...(^_^)

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.